Adornando la Doctrina

 

 

Adornar: embellecer, engalanar honrar, enaltecer (RAE). Adornar—Kosmeo (gr) significa, arreglar o poner en orden. (De esta palabra se deriva  cosmético.) En su diccionario expositivo, Vine dice que adornar se usa de amueblar una habitación, de arreglar las lámparas, adornar u ornamentar monumentos funerarios, adorno de una casa Lucas 11:24-25, un templo o edificio Lucas 21:5, y también del carácter de la persona 1 Timoteo 2:9.  

  

De esta forma, metafóricamente se usa de adornar la doctrina cuando se vive en conformidad a tal enseñanza.  “no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador” (Tito 2:10).

 

EL CONTEXTO DE TITO 2

El contexto anterior al versículo, nos muestra a quienes se dirige la exhortación. Al seguir la lectura del capítulo, no olvidemos el sentido del tema el de adornar, arreglar, o poner en orden.

 

Encontramos que en sentido general, el mensaje está dirigido a la iglesia, pero en otro a la familia como usted lo puede observar.

 

1. En primer lugar encontramos que habla de los ancianos: “Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia” (2. 2).

 

2. Luego de la mujer anciana: “Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien” (2. 3).

 

3. Incluye a las mujeres jóvenes: “que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada” (2: 4-5).

 

4. Los hombres jóvenes incluido Tito; “Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros”

 

5. Los siervos o esclavos “Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.” 2. 9-10

 

6. Pero como ya lo notamos, esta lista de personas involucra también a un personaje más; el predicador. Pablo le dice “presentándote tú en todo como ejemplo” (2:7), “pero tu habla” (2:1), “esto habla, exhorta y reprende” (2:15). Esto, no necesariamente quiere decir que Tito estaba viviendo mal, sino más bien, Pablo le recuerda sobre la importancia de que la forma de vivir debe de ir de acuerdo a la enseñanza que aprendió, y que ahora debe impartir en ese lugar, que su ejemplo es importante en este proceso. 

 

IDENTIFICANDO EL PROBLEMA

Al tratar de entender el propósito de estas palabras “…para que en todo adornen la doctrina”  (Tito 2:10), encontramos que este parece indicar uno de los intereses principales de la Carta de Pablo.  Esta parece ser una necesidad de carácter urgente la cual Tito debía atender.

  

¿Qué estaba pasando? ¿Por qué esta orden de adornar la doctrina?  El caso de judíos imponiendo su ley no parece ser un problema mayor en la Carta (aunque los había) pues problemas con el judaísmo se mencionan pasajeramente. Por ejemplo, leemos lo siguiente: “no atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad” (Tito 1:14). “Pero evita las cuestiones necias, y genealogías, y contenciones, y discusiones acerca de la ley; porque son vanas y sin provecho” (Tito 3:9).

 

El tema más bien parece centrarse con la conducta, el comportamiento y la vida de la iglesia. Usted puede notar el tema principal en cada capítulo. Por ejemplo; en el primero, encontramos los requisitos de la conducta de ancianos u obispos. En el segundo como ya observamos, del comportamiento con relación a la doctrina; del hombre, la mujer, los hijos, (familia) los esclavos etc., En el tercero, se habla de la relación con gobierno y autoridades, se vuelve a enfatizar la conducta o comportamiento, se invita a ser sanos en la fe, a dejar la vida pasada atrás y ocuparse en buenas obras de su vida espiritual, “Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra”  (Tito 1.16). Encontramos entonces, que “poner en orden” es el asunto principal por el cual el predicador o evangelista se encontraba en ese lugar pues es algo mencionado desde el inicio de la Carta (Tito 1:5). Diferentes aspectos debían ser tomados en cuenta, pero en especial la forma de vida, conducta o comportamiento de los cristianos allí.

 

“Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan” esta frase parece indicar la raíz del problema en el cual vivían los cristianos de la iglesia en Creta. Ellos tenían lo que podemos llamar   “un razonamiento sincretista.”  Un razonamiento en el cual mezclaron las leyes de Dios, sus mandamientos y formas, con las filosofías, mitos, cultura del mundo etc., llegando a tener así un sistema de fe muy distinto a lo que realmente era de parte de Dios en las Escrituras.

 

Esta clase de razonamiento es común en el mundo religioso de nuestro tiempo. El catolicismo por ejemplo mezcló el nacimiento de Jesús en la Biblia con una tradición pagana, y tenemos así lo que llaman navidad. El movimiento evangélico internacional es el fruto de reconciliar doctrinas totalmente diferentes llevándolos a convivir sin atacarse.  Un hermano que usa las copitas individuales en la Cena, dice: “yo no tengo problema en reunirme con una iglesia que usa copitas, y luego ir y tomar de una sola copa.” Este tipo de razonamiento, quiere hacer ver que dos doctrinas diferentes o contrarias están bien, lo cual es totalmente falso.

 

Considero que Tito presenta aquí un problema parecido. La iglesia había fundido la doctrina Divina con la filosofía del mundo. Para ese tiempo muchos ya no parecían cristianos, muchos ya no vivían como cristianos. Profesaban—confesaban conocer y creer a Dios, pero lo negaban viviendo de una forma diferente a la voluntad de Dios. El predicador les dice hay que adornar la doctrina, hay que luchar para que cada día seamos mejores cristianos, hay que esforzarnos para que cada día parezcamos menos del mundo, hay que dejar lo que no está bien, lo que no es conforme a la doctrina de Dios: “Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por la misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación del Espíritu Santo, el cual derramo en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador” (Tito 3:3-6). “…para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres” (3.8)

 

¿TENEMOS UN RAZONAMIENTO SINCRETISTA EN LA IGLESIA?

 

El hombre y la doctrina: ¿Es el hombre un líder en la familia y en la iglesia? Es  ¿sobrio, serio, prudente, sano en la fe, en el amor, en la paciencia? ¿Es el guía espiritual en su familia? ¿Es proveedor para los suyos? ¿Cuál es el mensaje que trasmitimos hoy?

 

Es sabido que en muchos hogares, el hombre no toma las riendas del mismo, sino que es la mujer quien toma la autoridad encabezando las decisiones en todo momento, y muchas otras veces controlados por terceras personas como la familia de él o ella. Es lamentable decir que así existen muchos hogares cristianos donde el hombre decide ignorar su responsabilidad y olvida el lugar que Dios le dio. Más lamentable aun cuando vemos que ese hogar o esa familia, muchas veces sufre con la toma de decisiones así, la relación de pareja, y de padres a hijos termina afectándose negativamente. Una frase común dice  “desgraciado el gallinero donde la gallina canta y el gallo cacaraquea.”

 

Creo conveniente decir, que también aquí viene a influir un razonamiento sincretista, cuando se invierten los papeles y la mujer llega a tomar el lugar del hombre. Llega así a la iglesia un razonamiento basado en el modernismo, razonamiento que busca reconciliar el deber según Dios con el sentir del mundo moderno. La Escrituras nos recuerdan, ”No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. No nos cansemos, pues, de hacer; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gal. 6:7-9).

 

La mujer y la doctrina ¿Qué mensaje trasmite la mujer? ¿Es una maestra del bien? ¿Se somete realmente la mujer al marido, o es algo fingido? ¿Es la mujer un ejemplo que influye en la congregación?

 

A veces la doctrina no se ve bien porque trasmite un pensamiento confuso basado en ese razonamiento sincretista. Creo que no me equivoco al decir por ejemplo, que muchas de nuestras hermanas están “cortando” “despuntando” o “emparejando” su cabello. Se puede observar también que muchas madres cortan el cabello a sus niñas. Entonces; podemos decir que la mujer que se deja crecer el cabello, trasmite el mensaje que se deje crecer. De esta misma forma, la mujer que lo corta, trasmite que se puede cortar ¿Confuso? Si. Pero notemos algo más, muchas hermanas, incluyendo algunos que enseñan en la congregación, tienen la idea de que si el cabello de  la mujer pasa de los hombros ya es largo y por lo tanto le puede cortar. Este  razonamiento es así “Dios dice cabello largo, pero yo decido cuánto,” lo triste aquí es, que muchas mujeres en la iglesia que cortan, despuntan o emparejan  su cabello, piensan que eso está bien delante de Dios, cuando no es así, Las Escrituras dicen “Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello” (1 Corintios 11.15). Este razonamiento quiere conciliar el mandamiento de Dios, con la costumbre del mundo moderno y el deseo o gusto personal.   

 

Es importante que la mujer recuerde que su vestido, su cabello, su conducta, todo, cada aspecto de su vida es importantes delante de Dios, que su vida entera debe conformarse a la doctrina dada a la iglesia. “Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios. Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios, estando sujetas a sus maridos (1 Pedro 3: 1-5)

 

 

El hombre joven, la mujer joven y la doctrina ¿Qué mensaje trasmiten los jóvenes? Una jovencita  en la congregación me pregunta un día ¿puedo buscar novio fuera de la iglesia? le dije; “si quieres algo serio, busca dentro de la iglesia.” Me llamó la atención cuando me dijo “es que los que veo, no se ve que sean serios” y claro, no se puede generalizar. Querido hermano ¿ha notado usted esto en su congregación? ¿Cómo es el joven cristiano en la iglesia? ¿Es el comportamiento de un joven igual cuando está solo, que cuando esta con muchos? Creo que todos hemos vistos que se comporta distinto cuando está solo, que cuando está en grupo.  

  

En los últimos años, he escuchado de reuniones de jóvenes “muy bonitas” en las que hay una buena cantidad de jóvenes participando. Pero la cuestión aquí es; ¿Cómo es ese joven en la congregación cuando regresa? ¿Cómo es ese joven en casa? ¿Necesita estar en grupo para estar activo, para estar animado? ¿Han visto ustedes a una jovencita de la iglesia bautista y la actividad que hace? ¿Se imaginan un grupo así dentro de la congregación?

 

Pero a su vez, debemos reconocer que enfrentamos diferente problemática entre la juventud de nuestro tiempo. Una de las cosas que me ha tocado ver en la iglesia, es madres solteras en algunos lugares, jovencitas que se han convertido en madres antes del matrimonio. Esto, aunado al hecho de que al haber madres en estas circunstancias, tenemos la probabilidad no pequeña de que también hay padres. Este, no es un tema para escandalizarnos, sino más bien para preocuparnos y ocuparnos, pues  junto con  el divorcio, es un tema que viene creciendo cada vez más y al cual ninguna familia cristiana está exenta de sufrir, incluidos la familia del predicador. Negar que esto ocurre en la generación de nuestro tiempo, cerrar los ojos a esta realidad en nuestros hogares o nuestras congregaciones, es el peor error que podemos cometer sea como padres o como predicadores.

 

Me gustaría saber ¿Qué piensan o que están haciendo, los padres y el predicador al respecto? Creo que es importante señalar, que los jóvenes deben reconocer que la doctrina es agredida con este tipo de comportamiento. El joven debe conocer los riesgos que corren al tomar esta clase de decisiones, y también debe recordar las advertencias de parte de Dios: “Mas diréis: ¿Por qué? Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. ¿No hizo él uno, habiendo en el abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud” (Mal. 2:14-15);”Alégrate, joven en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas las cosas te juzgará Dios” (Ecl. 11.9). 

 

El predicador, la congregación y la doctrina

Tito se encontraba en ese lugar “para corregir lo deficiente” (Tito 1:5). En otras palabras, debía “arreglar o poner en orden,” guiar a la iglesia a una madurez suficiente en la cual se establecieran ancianos que continuaran con la obra allí. Para esto, Pablo llama a Tito a ser ejemplo (Tito 2:7). Tito también debía adornar la doctrina con su vida siendo ejemplo a todos. Este era un requisito que Pablo recordaba al predicador o evangelista, lo podemos ver también en su Carta a Timoteo donde lo llama a ser ejemplo y a tener cuidado de la doctrina “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren” (1 Timoteo 4:14, 16).

 

¿Evangelista o pastor? Evangélicos dicen que la iglesia de Cristo también tiene un pastor en lugar de predicador ¿Cuál es la diferencia entre ellos y nosotros? Considero que como evangelistas hemos olvidado por lo menos dos cosas; el establecimiento de ancianos y el establecimiento de nuevas obras. Hemos perdido de enfoque el trabajo o deber de evangelista: la predicación del evangelio para la salvación de las almas. Hemos antepuesto los intereses propios.   Nos hemos conformado a quedarnos a servir por siempre en el mismo lugar y (cuando mucho) a apoyar la predicación en otras congregaciones. Podemos ver hoy, a algunos de los que se presentan como evangelistas; están más preocupados por pintar las canas que brotan en su cabeza porque su pelo se está poniendo blanco, ¿puede usted creer eso? Es verdad.

  

Mientras escribo esto, estoy cerca de completar 30 años desde que nací espiritualmente y que llegue a la iglesia. En el trascurso de este tiempo me ha tocado ser testigo de cambios, algunos  que han sido positivos, otros no tanto. El divorcio entre cristianos por ejemplo, hace 30 años era un problema muy serio, se le consideraba  un escándalo.  Recuerdo unos hermanos, a los que no se les permitía tomar la Cena porque estaban en esas condiciones. Recuerdo también el caso de un predicador que sus papeles de matrimonio no estaban “en regla” y fue suspendido de la predicación. Curiosamente, tiempo después esos hermanos con “problemas” los encontrábamos participando.

 

El sentir acerca de esto cambió. Hoy podemos ver cristianos que se separan y se vuelven a casar y todo ocurre más normal.  Creo hermanos, que el predicador tiene que ver en esto. ¿Podemos decir que el mundo está influyendo negativamente? Sí, eso es verdad. Pero es innegable el hecho de que también el evangelista influye con su ejemplo, con sus decisiones, con su vida etc. La iglesia ha cambiado su forma de pensar, porque el predicador ha venido trabajando y cambiando la forma de pensar de la iglesia. Usted puede ver como en muchos casos, el propio evangelista se divorcia y se casa nuevamente. Lo que ha ocurrido simplemente, es que vivimos un tiempo en el que el evangelista ha adoptado este razonamiento sincretista, razón por la que la iglesia cambia también.  

 

Quiero mencionar otro problema con el que muchas veces el evangelista está involucrado. Es el hecho de control que ejerce a veces sobre congregaciones, o bien sobre otros predicadores. Hace unos días recibí un mensaje de un predicador que  firma como; fulano de tal, y como “coordinador” de la iglesia en su país. Cuando le pregunto acerca de esto, ¿de dónde toma eso de coordinador? Me dice que es un error, que él, es un predicador y colaborador. Los mensajes que ahora escribe, los firma como colaborador. Pero siendo sinceros queridos hermanos, creo que el hermano va a seguir “coordinando” la iglesia, va a seguir siendo el coordinador. Usted está de acuerdo que con ignorar un error, este no desaparece.  

          

¿COMO ADORNAR LA DOCTRINA?

Indudablemente la adornamos por medio de nuestra conducta, cuando esta es ordenada conforme a la voluntad de Dios (Tito 2. 1-10). Cuando nuestro estilo de vida es guiado y moldeado por la doctrina bíblica.  

 

La adornamos por medio de nuestra actitud a la voluntad de Dios. Podemos ver el ejemplo del apóstol Pablo: “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo” (2 Corintios 8:9). Es muy interesante hacer notar cuando Pablo dice “de buena gana” y más porque el apóstol aquí lo hace mientras hace referencia al aguijón en su carne. Su actitud a las circunstancias que le tocaba enfrentar como cristiano en la persecución, en la prueba, en las necesidades, en la enfermedad etc., nunca cambió ni renegó de la voluntad de Dios.   

 

La adornamos por medio de nuestro carácter cuando este es transformado y llega a ser estable. Cuando el cristiano trasmite la fe, la confianza en Dios y su Palabra, cuando el cristiano manifiesta en su vida que con Dios está completo (Salmo 23).  La adornamos cuando el cristiano manifiesta interés y dedicación a las cosas espirituales “para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu." (Romanos 8:4-6).

 

 

 

¿Qué trasmite nuestro carácter? ¿Frio, tibio caliente, doble ánimo, afable, apacible? ¿Es espiritual o trasmite materialismo? ¿Cómo es el comportamiento individual o de grupo? ¿Es ese comportamiento del lugar de adoración igual al del hogar? una mayoría opina que es diferente.

 

¿Influye  positiva o negativamente tu familia? ¿Cuál es el pensamiento, o el sentir que trasmitimos como cristianos? ¿Cuántos  de los cambios de nuestra vida están de acuerdo a la doctrina? Recordemos que el mensaje es acerca de “adornar, arreglar, poner en orden” que nuestra vida armonice con la doctrina de Cristo, porque nuestra vida hace que se vea bien o se vea mal, “Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan…” ¿Cuál es el mensaje que trasmitimos hoy?