Inicio Iglesia de Cristo Escobedo N. L. El Pregonero Latino Armando de Jesus Pantoja Articulos Bosquejos Cortos
Folletos y Estudios PDF Testigos de Jehova Himnos Libro de visitas Enlaces Contacto
..."Hablemos donde la Biblia habla y callemos donde esta calla"......“Para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios" 1 Cor. 2.5

Bienvenido...

 

“Lámpara es a mis

 pies tu palabra,

  Y lumbrera a mi camino”

 

       Salmo 119.105

 

 

ROMA Y LA BIBLIA

 

El estudio de la Palabra de Dios hace que el pueblo pronto se aleje de la idolatría. En Éfeso, los plateros notaron la merma de sus ventas, y precisamente por haber perdido sus "ganancias" armaron un alboroto. Roma hace como lo hizo Demetrio. He aquí un buen testimonio: En la Biblioteca Nacional de París hay un documento guardado, que contiene el dictamen dado al papa Julio III por los cardenales cuando fue elegido para ocupar el trono pontificio en el año 1550. Incluye los pasajes siguientes:"De todos los consejos que podemos ofrecer a Vuestra Santidad, hemos reservado el más necesario al último. Tenemos que abrir los ojos bien y emplear toda la fuerza posible en el asunto de permitir la lectura del evangelio tan poco como sea posible, especialmente en el idioma común, en todos los países bajo vuestra jurisdicción."Debiera ser bastante el poquito, que por lo regular se lee en la misa, y no permitir a ninguno leer más."Mientras que el pueblo se contente con ese poquito, los intereses de Vuestra Santidad prosperarán; mas tan pronto como el pueblo quiera leer más, los intereses de Vuestra Santidad principiarán a decaer. "Este es el libro que, más que cualquier otro, ha levantado contra nosotros los disturbios y tempestades por los cuales nos hemos casi perdido."El hecho es que si alguno examina diligentemente y compara las enseñanzas de la Biblia con lo que se verifica en nuestras iglesias, pronto encontrará la diferencia y verá que nuestra doctrina es frecuentemente distinta de la Biblia y más frecuentemente aún contradice."Y si el pueblo entiende esto, nunca cesará, poniéndonos a prueba, hasta que todo se descubra, y entonces seremos el objeto del desdén y odio universal."Por eso es menester quitar la Biblia de la vista del pueblo, pero con precaución grande para evitar tumultos."

 

(Tomado de Diccionario de Anécdotas e Ilustraciones)

 

 

 

 

 

 

“Hablemos donde la Biblia habla, y callemos donde esta calla”

 

 

 

“Hablar donde la Biblia habla y callar donde esta calla” Es un concepto que muchos han tomado en el transcurso del tiempo para llevar el mensaje de Dios. Por ejemplo; siglos atrás, algunos utilizaron frases como: "Ningún credo sino Cristo, ningún libro, sino la Biblia",  "La verdad primero, unión después; y unión solamente en la verdad".

 

 

Quiero decir, que esto,  no es algo nuevo pues es un concepto presentado por Dios mismo en la revelación de su palabra. Considere lo siguiente;

 

  • Hablar todos una misma cosa, teniendo una misma mente y un mismo parecer. 1 Cor. 1.10
  • Sin Añadirle; Apocalipsis 22.18
  • Sin Quitarle; Apocalipsis 22.19
  • Siguiendo la misma regla  Filipenses 3.16
  • Hablando conforme a las Palabras de Dios 1 Pedro 4.11
  • Sin Pensar mas de lo que está escrito 1 Corintios 4.6
     

En este espacio, instamos a todos a considerar estos, y otros principios, respetando así los límites establecidos por Dios, "hablando donde la Biblia habla, y callando donde la Biblia calla" sin ir “mas allá de lo que esta escrito” mostrando libro, capítulo y versículo para cada artículo de Fe y práctica.

 

Dios te bendiga.

 

 


 

 

 



 

 

 

“Conforme al Modelo”  

 

Hebreos 8.5

 

Conforme a un modelo, también es parte del concepto presentado por Dios. El modelo (tupos gr.) es el molde, tipo, figura o ejemplo que Cristo estableció.

 

De la misma forma que se describe una forma para el Tabernáculo (Heb. 8.5). Existe también una forma para la doctrina de Cristo (Rom. 6.17). La encontramos también para la verdad (2 Tim. 3.5; Hechos 23.25). Y en este mismo sentido, tenemos una forma o molde para la adoración (Jn. 4.23-24).

 

 

El modelo establecido en las enseñanzas de Jesús, es también, el llamado modelo apostólico, mismo que los apóstoles se encargaron de enseñar a la iglesia durante el primer siglo y que hoy encontramos en las páginas del Nuevo Testamento.

 

“Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error” (Jn. 4.6).

 


"Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos podtreros dias nos ha hablado por el hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo" (Heb. 1.1-2)

 

 

 


El Silencio de Dios; 

 

Y el uso de instrumentos de música en el culto

 

 

El uso de instrumentos de música en el canto de la iglesia es una innovación que poco a poco fue introducida según la historia, innovación que tardó siglos para que pudiera aceptarse, pero que finalmente sucedió.

 

Amigo lector; en la actualidad es muy común en los cultos de muchas denominaciones, al grado que cuando algunos de ellos se dan cuenta de que la iglesia de Cristo no los usa, se extrañan. Hoy muchos los utilizan, y gran cantidad de religiosos abogan por su uso en la adoración, incluso algunos que no lo hacían, abandonaron (y otros continúan haciéndolo) la práctica “acapella” para cantar con acompañamiento de instrumentos.

 


Lo cierto es; que no hay señal alguna de que fueran ordenados por Cristo en su doctrina, tampoco ningún rastro de que fueran utilizados por los apóstoles o la iglesia, sino más bien, el Nuevo Testamento guarda silencio acerca de ello.

 

Consideremos en primer lugar este hecho, lo que el Nuevo Testamento enseña respecto al uso de los instrumentos, y nos damos cuenta que guarda silencio pues no ordena nada acerca de su uso. Ningún libro, capitulo o versículo mencionan nada de que alguien en la iglesia los utilizara o los deba utilizar. Y no solo eso, porque aunque la iglesia nació y se desarrolló en una cultura de adoración donde la nación judía los usaba, este no parece ser un problema y los judíos terminaron por aceptar este cambio.

 

Es sumamente importante que el silencio del Nuevo Testamento sea apreciado como una doctrina dada por Jesucristo. El apóstol Pedro lo señala con estas palabras: “Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios…” (1 Pedro 4.11), esto nos lleva a considerar seriamente lo que está escrito, guardando distancia de lo que no fue escrito, donde algunos lo han denominado como “hablar donde la Biblia habla, y callar donde la Biblia calla”. Este principio del “silencio” es así desde el tiempo del Antiguo Pacto, usted mismo lo puede ver en estas palabras; “las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley” (Dt. 29.29). Lo que no fue escrito, lo que no fue revelado, lo que no nos es dado a conocer “pertenece a Jehová”. Esto lo confirma el apóstol Pablo cuando habla de aquel momento en que fue arrebatado y estuvo en el tercer cielo o paraíso; “…donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar” (2 Cor. 12.4).

 

Podemos entender, que para aquellos que han decidido llevar a la práctica el uso de instrumentos mecánicos al culto, lo hacen porque el silencio de la ley del Nuevo Pacto “no les dice nada”. La verdad es que este principio del silencio de Dios, también guarda un mensaje importante en nuestro tiempo, note las palabras del salmista; “Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz” (Salmo 19.1-3). Es claro que aun sin palabras Dios transmite un mensaje, de esta misma forma, el Nuevo Pacto guarda silencio acerca de usar instrumentos musicales en la adoración, pero es entendible que ese silencio los prohíbe  por dicha ley pues Pablo nos recuerda que no se debe “pensar” más de lo que está escrito (1 Cor. 4.6). Y Juan ordena “no añadirle ni restarle” (Ap. 22.18-19).

 

 

Por otra parte, es innegable que el “silencio” de Dios llamada también “ley de exclusión,” es un principio fundamental para la correcta interpretación o el entendimiento de las Sagradas Escrituras. En su libro “Lecciones de Lógica,” Enrique Galván G. señala algunos principios importantes acerca del tema, principios importantes que nos ayudan sobre esta necesidad y que aquí podemos considerar brevemente:

 

1.      Es un principio “verdadero, más aun, evidente pues su verdad salta a la luz…” podríamos ver esto, en el hecho de que la doctrina enseñada por Cristo, es la misma que enseñaron los apóstoles. Se puede apreciar el silencio de Cristo y el silencio de los apóstoles de igual forma (1 Jn. 4.6; 1 Cor. 11.23; Judas 17).

 

2.       Es un principio “universal,esto quiere decir que son válidos en todo lugar y tiempo…” (Cor. 1.10; 4.17; 7.17; 16.1). la enseñanza dada hace dos mil años, es la ley de Dios para la era cristiana, algo que no cambia ni el tiempo, ni la cultura etc. (Gal. 1.8).

 

3.      Es un principio “necesario,” de lo contrario, de ignorarse el silencio de Dios, llevaría a violar otras reglas establecidas por Dios mismo pues tenemos ordenado por ejemplo; “…no pensar más de lo que está escrito…” (1 Cor. 4.6).

 

4.      Es un principio “No demostrable, y a la vez imposible de refutaruno de las argumentos favoritos de los hermanos que usan o deciden empezar a usar los instrumentos de música en el culto de adoración, es “que el Nuevo Testamento no dice que están prohibidos.” En el sentido directo podemos decir que es así. Pero que sucede si leemos donde dice que no debemos quitar o añadir ninguna cosa, que no debemos cambiar absolutamente nada. ¿Qué pasaría si a la pregunta de ellos de; donde dice que no debemos usarlos; nosotros cuestionamos, y donde dice que podemos usarlos? Entonces podemos decir que es un principio no demostrable y a la vez imposible de refutar, y que por lo mismo, el silencio de Dios no debe ser ignorado.

 

 

En conclusión estimados hermanos y amigos; detrás del silencio de Jesús en el camino a la cruz, estaba su sujeción al Padre y su amor por nosotros (Is. 53.7), su silencio tenía un mensaje. De la misma forma para con Dios, su silencio en las Escrituras tiene un mensaje importante para sus hijos, no lo ignoremos. Le invito a considerar esto seriamente. Dios les bendiga.

 

 

 

Boletín de noticias